El aumento de los rendimientos puede presionar al Banco de Japón para que se plantee elevar el nuevo límite máximo

El aumento de los rendimientos puede presionar al Banco de Japón para que se plantee elevar el nuevo límite máximo

Por Leika Kihara

TOKIO (Reuters) – La reciente subida de los tipos de interés a nivel mundial está aumentando la presión sobre el Banco de Japón para que modifique el control del rendimiento de sus bonos la próxima semana. Cualquier decisión de modificar su control de la curva de rendimientos dependerá en gran medida de cómo se muevan los mercados de cara a la reunión de política monetaria del 30-31 de octubre, según dijeron a Reuters tres fuentes familiarizadas con el asunto, que hablaron bajo condición de anonimato debido a lo delicado del asunto.

Las fuentes dijeron que actualmente no hay consenso en el banco central sobre si es necesario un cambio inmediato a YCC. El Banco de Japón sigue siendo un caso atípico a escala mundial, ya que ha mantenido un estímulo monetario ultra laxo incluso cuando los principales bancos centrales de otros países subieron rápidamente los tipos de interés para luchar contra la inflación galopante. La creciente brecha política entre Japón y sus pares ha pesado sobre el yen, lo que a su vez ha avivado la inflación importada. Mientras tanto, el aumento de los rendimientos de los bonos estadounidenses está tirando al alza de sus homólogos japoneses, lo que complica la tarea del Banco de Japón de mantener bajos los tipos de interés locales. «Es cierto que los tipos de interés japoneses a largo plazo están subiendo más de lo previsto», dijo una de las fuentes. «Dependiendo de la evolución del mercado, no se puede descartar», dijo la fuente sobre la posibilidad de debatir nuevos ajustes de YCC este mes, una opinión de la que se hicieron eco otras dos fuentes.

Como parte de sus esfuerzos por reactivar el crecimiento y alcanzar de forma sostenible su objetivo de inflación del 2%, el Banco de Japón utiliza el YCC para orientar el rendimiento de la deuda pública japonesa (JGB) a 10 años en torno al 0%. En julio, elevó el límite de facto del rendimiento del 0,5% al 1% para permitir que los tipos a largo plazo subieran más en función de la inflación. Sin embargo, es probable que los debates en torno al destino del control de la curva de rendimientos se intensifiquen a medida que el aumento de la inflación aumente las expectativas del mercado de una retirada gradual del estímulo masivo del Banco de Japón. Entre las ideas que podrían debatirse estaría la de elevar el techo de la rentabilidad de los bonos a 10 años por encima del 1,0%, o medidas que diluyan el compromiso del BOJ de defender un nivel de rentabilidad establecido, dijeron las fuentes. El Banco de Japón no respondió a la petición de Reuters de hacer comentarios.

Sin embargo, dada la incertidumbre sobre las perspectivas de crecimiento mundial y las expectativas salariales para el próximo año, algunos en el BOJ se oponen a tomar medidas que puedan interpretarse como un paso hacia una salida de la política ultra laxa, dijo la fuente. El repunte de los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE.UU. llevó el lunes al rendimiento del JGB a 10 años a su nivel más alto de la década, el 0,855%, acercándose a lo que el Gobernador Kazuo Ueda describió en julio como un techo «preventivo» del 1% que era muy poco probable que se traspasara. El diario Nikkei informaba el domingo de que en el seno del Banco de Japón se barajan como posibles opciones para la reunión de este mes ajustes en el YCC, como elevar el techo del 1% o eliminar la banda de tolerancia fijada en torno al objetivo del 0%.

Aunque elevar el tope permitiría al Banco de Japón evitar un aumento de la compra de bonos y secar la ya escasa liquidez del mercado, hacerlo podría alejar aún más el rendimiento del objetivo del 0%, poniendo en duda la viabilidad del YCC. Responder a subidas de los rendimientos impulsadas predominantemente por movimientos del mercado exterior también iría en contra de la promesa del Banco de Japón de mantener los tipos ultrabajos hasta que la demanda interna y los salarios se fortalezcan lo suficiente como para mantener la inflación de forma sostenible en torno a su objetivo. Aunque es probable que el Banco de Japón se abstenga de poner fin a los tipos negativos o de desmantelar por completo el YCC, algunos analistas afirman que podría verse obligado a modificar de nuevo el marco en función de los movimientos del mercado.

«La posibilidad de que el Banco de Japón vuelva a modificar el YCC dependerá de los movimientos del mercado antes de la reunión de octubre», afirmó Naomi Muguruma, economista jefe de mercado de Mitsubishi UFJ (NYSE:MUFG) Morgan Stanley Securities. «Si el rendimiento del JGB a 10 años aumenta hasta el 0,9%, el Banco de Japón podría tener que tomar medidas», como aumentar el límite del 1%, añadió. Aunque se espera que el Banco de Japón revise al alza sus previsiones de inflación en las nuevas proyecciones trimestrales previstas para el 31 de octubre, Ueda se ha comprometido a mantener una política ultra laxa hasta que observe un sólido crecimiento del consumo y los salarios. En una encuesta realizada por Reuters en septiembre, la mayoría de los analistas afirmaron que esperan que el Banco de Japón abandone el YCC a finales de 2024. La mayoría de ellos también prevé el fin de los tipos negativos el próximo año.

This post is also available in: English

Related Posts
Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *